Ahora he descubierto
Mi deseo de trazar una lápida en el pecho
(Aquí descansa en paz después de haber enterrado su ultimo fantasma)


الآن و بعد أن أريتُكم نفسي ؛
بي رغبةٌ في رسمِ شاهِدِ قبرٍ على صدري
( هنا يرقدُ في سلامٍ بعد أن دفنَ آخِرَ أشباهِهِ )

Now that I have uncovered myself;
My desire to draw a Gravestone on my chest
(Here rests in peace after he buried last fellows)

My Great Web page

الثلاثاء، 11 نوفمبر، 2014


قريبا يصدر في إسبانيا 


رجل و امرأته و كوكب 


Pronto con Monema de granada 


"Un Hombre, Su Mujer y Un Planeta"

Horario de la lectura

Date and time
City
November 23, 2014, 5:30 pm
Seville
November 25, 2014, 6:00 pm
Malaga
November 28, 2014, 6:00 pm
Granada

En caso de que tenga alguna duda, por favor no dude en contactar con nosotros info@todosnas.org o llame al +97466044641


الأربعاء، 9 يوليو، 2014

Mis ruinas De "Un hombre y su mujer y un planeta"

Mis ruinas

De "Un hombre y su mujer y un planeta" con Nassima Bouselah

-Sin tu voz, mis oídos aúllan como dos selvas de nostalgia-

Cuando muera, no quedará ninguna mujer junto a mí.
No, no es eso: moriré cuando no quede ninguna mujer a mi lado,
y como tú eres todas las mujeres que me han abandonado, muerto estoy 
Hasta hace poco fuiste mi Diosa y yo, tu fiel pagano;  reúno para ti la tierra y tú respiras por mí los cielos y yo,  vuelo.

Cada vez que el mar me azotaba, santificaba tu nombre en el agua y, por ti,  me salvaba.

Ahora, que ya te has convertido en mi vida, en mi religión y en mi día del juicio,  cuando te marches ¿Cómo podré morir?
¿Y a qué ángeles deberé entregar mi cadáver para el juicio final?

¡Oh tú, tú que eres mi Diosa y mi misericordiosa,
no esparcirás las cenizas de este cadáver consumido por tu ausencia!

Fue así; tú, que eres todas las  mujeres, me abandonaste con la cabeza abajo, en el limbo.

No a merced de la muerte que liberó a tu ave, la que habías colocado a fragmentos en cada montaña,
ni de una estocada en tu pecho,  donde amarraste las riendas de tu caballo que se amansa.
Así fue como quebraste mi destino;
dándome la espalda, y yo, de cara al desconocido, al desierto de la diáspora que cargas sobre tu espalda.
Ni siquiera un samaritano engañarme puede con un becerro de oro.
* * *

Me he sentido liberado de un dogma cada vez que he dejado a una mujer.
Extendía mi mano  y arrancaba la columna vertebral. Y después de inflamar la faz de la tierra con el crepitar de mis huesos y de destruir edificios hasta el final de esta película de dibujos animados, me río como haría  Adel Adham, desde lo más alto de mis ruinas. Luego, libero un eslabón de mi destrozada cadena; le sacaría brillo con mi aliento; la arrojaría sobre lo que de las ciudades quedase y se extinguiría. Al día siguiente, con tranquilidad, iría a las ciudades del alba que se hubieran librado de las pesadillas nocturnas.

Y otras que mi alma saltaba al verlas, enajenada,  como haría un taimado gato callejero; aquellas no me costaron más que una gota de esperma sobre sus espectros.

Pero tú,
tú eres todas las mujeres que me han dejado. Y después de ti, mi sepultura.

Calma, calma.
¿Por qué la cabeza y sus bestias se reclinan sobre una montaña y todo este llanto comienza ahora?

Tú aún no te has ido ni yo he muerto todavía; mi brillante columna vertebral centellea aún en su lugar,  y tan sólo le faltan algunas vértebras…
Desde hace tiempo he limpiado mis dientes de vuestras noticias; el discurso no me agrada.
No seduce la elegancia a dos refugiados de guerra como nosotros.
¡Oh muchacha!,  tan sólo un único concepto y la elocuencia de la gente de mi patria, ésa que nunca pisaste; muchacha, ¡eres, en fin, mi particular opio!

بحث هذه المدونة الإلكترونية